¡Auxilio! Tengo Hijos

Por Pedagoga Alicia Rábago
(Maestría en Ciencias de la Orientación Familiar, Master en Psicología Infantil y en Inteligencia Emocional y Educación)

Te invito a que leas una probadita sobre mi plática que daré el 4 de Mayo de 15:50 a 16:10 en Mother´s Day!

¿En ocasiones te sientes cansada, desesperada y hasta un poco harta?

¿A veces te sientes una bruja gritona?

¿Cuántos mamis escuchas al día?

Por ejemplo cuando nuestro hijo nos genera una lucha diaria para que coma; ya no queremos ni sentarnos a la mesa porque sabemos que será un desgaste de estira y afloja para que coma lo que prepare, o cuando nuestro hijo no duerme durante toda la noche de corridito y por supuesto yo como su mamá tampoco, nos desgasta, y no siendo suficiente mi cansancio me siento la peor madre del mundo cuando escucho amigas mías con hijos de la misma edad o mamás de los compañeritos de mi hijo diciendo que los suyos duermen toda la noche desde los pocos meses de nacido, o quizá cuando hay que pelear constantemente con nuestros hijos para que hagan la tarea y la tarde se convierte en un campo de batalla, o que tal con ese adolescente que se encierra en su cuarto o en su mundo poniéndose unos audífonos y hace como que el mundo que tiene a su alrededor no existe mientras tú quieres hablar con él o le pides que ayude con alguna tarea del hogar, como estos ejemplos puedo dar muchos digamos que cada uno trae “lo suyito”, y es ahí donde nuestro cansancio, desesperación o hartazgo aparece y no me dejarán mentir las que lo han vivido pero dan ganas de sentarse a llorar como lo hacen nuestros hijos para desahogarnos.

Tranquila si se vale sentirlo y además es muy saludable reconocerlo, porque aunque en ocasiones tú hijo “no te cae tan bien”, lo sigues amando con toda tú alma, esto de “la educada” requiere de mucha paciencia, mucho compromiso y mucho amor, así que descuida porque lo tienes simplemente hay que aprendernos a enfocar en lo importante.

“Es preciso entender que con quererlos no es suficiente y que aunque existan momentos en que nos cansemos y sintamos que no podemos más, debemos permancecer”

Sabemos que educar a nuestros hijos es todo un reto, por eso Mother´s Day es un evento en donde más de 35 especialistas te darán las herramientas para que formules una estrategia efectiva para educar a tus hijos y que ellos crezcan sanos, responsables y felices.
Mother´s Day se llevará a cabo el Sábado 4 de Mayo de 2019 en el Hotel Westin Santa Fé de la ciudad de México de 9:00 a 18:30 horas.
Están invitados papás, mamás, abuelitos, maestros y todos aquellos interesados en su bienestar personal y en aprender las herramientas más actuales sobre paternidad consciente.
Compra aquí tus boletos, el cupo es limitado.

¡INSCRÍBETE!

COMPRA AQUÍ

 

Kinesiología para niños

La kinesiología es un fantástico tratamiento natural para los niños que trabaja con la sabiduría innata que tiene el cuerpo para sanarse a sí mismo.

Es un tratamiento suave y seguro que puede ‘hablarle’ al sistema de tu hijo para determinar y liberar bloqueos que inhiben su energía natural, su salud y su felicidad.

El movimiento es la base del aprendizaje de los niños para desarrollar conocimientos y nuevas capacidades.

Sin embargo, muchos bloqueos de este aprendizaje dificultan el moverse de manera equilibrada y, en particular, cuando nos sentimos inseguros ante la novedad. Por ello, la kinesiología ayuda a reiniciar los movimientos bloqueados para conectar la mente y el cuerpo.

A los niños pequeños, con frecuencia les resulta difícil comunicar con precisión lo que están sintiendo o pensando.

La kinesiología permite comprender los factores estresantes del niño así como sus reacciones a ciertas actividades.

Además, ayuda a cambiar emociones, pensamientos y comportamientos en los niños, de manera que puedan encontrar el equilibrio en su vida diaria y puedan seguir adelante sintiéndose mucho mejor.

Con la kinesiología se pueden abordar temas como:

  • concentración
  • enuresis nocturna
  • berrinches y problemas de comportamiento
  • ansiedad y depresión
  • dificultad para conciliar el sueño
  • fobias
  • confianza y autoestima
  • alergias e intolerancias

Es importante que nuestros hijos vivan en equilibrio y puedan desarrollar todo su potencial para convertirse en personas libres y seguras de sí mismas.

Por este motivo, la kinesiología puede ayudar a contribuir en el bienestar de nuestros pequeños.

Debemos tener en cuenta, además, que todo está conectado y que las emociones y pensamientos de los padres pueden afectar a nuestros hijos, pues sus propias emociones, hábitos y limitaciones suelen estar estrechamente relacionadas con las situaciones que estemos viviendo los propios padres.

Es decir, que en alguna ocasión, no siempre, tendremos que responsabilizarnos y aceptar que lo que le sucede a nuestro hijo es que está somatizando lo que nos sucede a alguno de los padres o a ambos.

Así, con la kinesiología podremos aumentar la confianza de nuestros pequeños, aprender a gestionar las emociones, manejar el estrés de la escuela y del hogar, estimular la creatividad, mejorar la concentración y atención en clase, evacuar los miedos para tranquilizarse, encontrar un sueño apaciguado y fomentar la autonomía, entre otros.

La kinesiología es recomendable para niños de cualquier edad y condición, desde pequeños hasta adolescentes.

También puede ayudar a las futuras mamás a comunicarse con su bebé en el útero. Incluso a los propios padres nos pueden venir bien varias sesiones para ayudar a nuestros hijos.

Si crees que es para ti y que podrías beneficiarte de esta terapia, es importante buscar siempre un buen profesional y ponerse en manos de un experto cualificado.

Por Davinia Velasco

Cuidados para las embarazadas

Cuidados de la futura madre antes del parto:

  1. Caminar al menos 45 minutos diarios, de acuerdo a lo que dice el maestro Yogi Bhajan, esto facilitará la labor de parto.
  2. Humectar toda la zona del abdomen con aceite de almendras dulces por la mañana y por la noche para evitar la formación de estrías.
  3. Dos meses antes de la fecha de parto, lubricar el pezón con lanolina para prepararlos para la lactancia.
  4. Practicar yoga para embarazadas para adquirir flexibilidad en la zona de las ingles y para la salud de su columna vertebral.
  5. Hacer el nido. Limpiar, regalar y tirar todo lo que ya no le sirva, para así dejar un espacio para el nuevo ser que está por llegar a su vida.
  6. Un mes antes de la fecha de parto, tomar te de hojas de frambuesa para tonificar el útero.
  7. Consumir productos altos en contenido de Omega 3 para el buen desarrollo del cerebro del bebé y para facilitar la labor de parto.
  8. Practicar la respiración profunda y la meditación.
  9. Transmutar el concepto de dolor y visualizar que en realidad el cuerpo se está abriendo y es un proceso natural que no será permanente.
  • Si le es posible practique Belly dance durante el último trimestre de su embarazo. Tradicionalmente se le conoce como danza del parto y ayuda para mejorar el control muscular del abdomen y el piso pélvico al tiempo que usted aprenderá a respirar largo y profundo.
  • La autora Akasha Kaur sugiere que previo al parto se tome un te de semillas de linaza para ayudar a lubricar el canal del nacimiento. Cocínelo durante 10 minutos. Una cucharada sopera de semillas de linaza y un litro de agua. Se sugiere beber el líquido durante la fase de apertura en la labor de parto.

 

¿Cómo puede ayudar el padre antes del parto?

-Déle un masaje de pies o de espalda a la futura mamá.

-Tome una sesión de fotos de su pareja embarazada.

-Vaya con ella a caminar y establezcan este paseo como un ritual.

 

Por Ana Paula Domínguez

YOGA COMO TERAPIA

Con frecuencia me preguntan sobre la diferencia entre yoga y yoga como terapia, y reconozco que es una pregunta difícil de responder, ya que, de una manera u otra, una buena práctica de yoga posee grandes componentes terapéuticos, siempre y cuando esté diseñada como una secuencia bien creada y cuyas posturas sean enseñadas con instrucciones claras y precisas; haciendo un uso adecuado de la respiración e incluyendo una práctica contemplativa.

El IAYT es decir la Asociación Internacional de Yoga Terapéutico describen a la práctica terapéutica como “el proceso de empoderar a los individuos para progresar hacia el mejoramiento de su salud y bienestar, a a través de la aplicación de las enseñanzas y prácticas de yoga”.

Para aportar más claridad a esta descripción podemos decir que, ya sea en un contexto de grupo, o en una sesión individualizada, el enfoque del Yoga como Terapia comprende los siguientes aspectos:

Conocer sobre las necesidades que el alumno tiene para asistir a una clase o sesión.

Conocer aspectos físicos, fisiológicos o anímicos que están afectando su bienestar.  Entre ellos encontramos la depresión, la ansiedad, el síndrome post traumático, lesiones musculo-esqueléticas, dolores articulares, condiciones crónicas de salud.  Puede ser también la recuperación del postparto, o la recuperación de un accidente, o el apoyo en enfermedades como puede ser el caso del cáncer.

Entonces, es importante partir desde las necesidades específicas de la persona o grupo de personas y no desde la creación de una secuencia para todos.

El Yoga como Terapia es Personalizado.

Se requiere que el maestro que se enfoca en este tipo de enseñanza, haga la debida investigación para su cliente o alumno, empezando por conocer su historia clínica, sus hábitos de vida, sus síntomas, los tratamientos y medicamentos que está tomando.  Esto último nos importa pues puede impactar la práctica que realice, con cansancio o mareos.

El Yoga como Terapia comprende investigación y estudio.

Así que el maestro que enseñe yoga como terapia, deberá dedicar un tiempo a reunir la información necesaria para construir una práctica personalizada para su alumno o alumnos.

En general, si la clase es grupal, no es buena idea trabajar con grupos muy grandes, y en ocasiones es muy buena idea tener alguien que asista en la clase.

El Yoga como Terapia aborda la Sanación desde diversos ángulos.

Se requieren conocimientos de anatomía y fisiología, comprensión de las dimensiones profundas del yoga tales como los yamas y los niyamas, los koshas y otras enseñanzas filosóficas o Ayurvédicas; conocer otras técnicas como son la visualización, la imaginería, la meditación o contemplación, además de diversas técnicas de respiración.

Tenemos que considerar que una clase con este enfoque tiene un componente educativo y que el maestro o maestra deberá considerar la adaptación a las circunstancias con las que se encuentre, independientemente de haber preparado su clase y el material de la misma.  Existen siempre retos que pudimos no haber considerado.

El Yoga como Terapia ofrece un sistema de sostén o apoyo a los alumnos.

Con frecuencia una clase de esta índole se convierte en una comunidad de apoyo y se compone de personas con intereses o necesidades similares.  El maestro debe estar listo para compartir material de apoyo a sus alumnos, dar espacio a escuchar como están sintiéndose, e incluso podrá sugerirles prácticas a realizar en casa.  Dará a sus alumnos oportunidad de expresar dudas e inquietudes.

Una clase de Yoga como Terapia suele construirse como un taller y por lo tanto se sugiere evaluar los resultados.  Saber como optimizar los resultados, cada vez que se imparta este tipo de talleres con distintos enfoques y dirigidos a distintas poblaciones, es lo que permite tener buenos resultados.

Al mismo tiempo, el Yoga como Terapia, debe abstenerse de utilizar el diagnóstico como recurso y no ser visto como tratamiento.  Su papel, en todo caso, será trabajar de la mano del médico o practicante de salud que atiende al alumno que asiste a nuestra clase o taller.

El Yoga como Terapia se apoya en las muchas ramas del yoga, convirtiéndose en una poderosa herramienta evolutiva y de transformación personal.

Por  Rosemary Atri
Especialista en Yoga como Terapia

Neurópata certificada en CCNH
Consultora en Salud y Nutrición
Educadora Somática registrada en ISMETA
Facilitadora en Configuraciones Sistémicas Familiares

¿QUÉ CUIDADOS TENER ANTES Y DESPUÉS DEL PARTO?

El sistema de medicina tradicional de India, el Ayurveda; recomienda que las mujeres sigan ciertos cuidados para que tengan un parto con las menores complicaciones posibles y para que después del mismo puedan restablecer sus ritmos naturales, y tenga bienestar y salud durante el tiempo de la lactancia. Aquí te comparto algunas de estas sugerencias:

ANTES del parto:

  1. Caminar al menos 45 minutos diarios, de acuerdo a lo que dice el maestro Yogi Bhajan, esto facilitará la labor de parto.
  2. Humectar toda la zona del abdomen con aceite de almendras dulces por la mañana y por la noche para evitar la formación de estrías.
  3. Dos meses antes de la fecha de parto, lubricar el pezón con lanolina para prepararlos para la lactancia.
  4. Practicar yoga para embarazadas para adquirir flexibilidad en la zona de las ingles y para la salud de su columna vertebral.
  5. Hacer el nido. Limpiar, regalar y tirar todo lo que ya no le sirva, para así dejar un espacio para el nuevo ser que está por llegar a su vida.
  6. Un mes antes de la fecha de parto, tomar té de hojas de frambuesa para tonificar el útero.
  7. Consumir alimentos ricos en Omega 3 para el buen desarrollo del cerebro del bebé y para facilitar la labor de parto.
  8. Practicar la respiración profunda y la meditación.
  9. Transmutar el concepto de dolor y visualizar que en realidad el cuerpo se está abriendo y es un proceso natural que no será permanente.
  10. Si es posible practicar Belly dance durante el último trimestre del embarazo. Tradicionalmente se le conoce como danza del parto y ayuda para mejorar el control muscular del abdomen y el piso pélvico, también aprenderás a respirar largo y profundo.
  11. La autora Akasha Kaur sugiere que previo al parto se tome un té de semillas de linaza para ayudar a lubricar el canal del nacimiento. Cocina durante 10 minutos una cucharada sopera de semillas de linaza y un litro de agua. Se recomienda beber el líquido durante la fase de apertura en la labor de parto.

 

¿Cómo puede ayudar el padre ANTES del parto?

-Dando un masaje de pies o de espalda a la futura mamá.

-Haciendo una sesión de fotos de su pareja embarazada.

-Salir a caminar juntos y establecer este paseo como un ritual.

 

DESPUES del parto:

Durante cientos de años seguir la cuarentena después de parir, ha sido recomendado por las medicinas tradicionales y alópatas. Inclusive la mujer que trabaja, goza de está prestación laboral. En la medida de lo posible se recomienda que la mujer siga las siguientes recomendaciones durante los siguientes cuarenta días después del nacimiento de su bebé. Estos cuidados, además de ayudarle a reestablecer su equilibrio físico y mental, le permitirán tener una lactancia favorable y le procurarán bienestar en general.

  1. Descansar. Dormir cuando el bebé duerma. Aún cuando usted no pueda dormir profundamente, el hecho de estar relajada le ayudará a recuperar su energía poco a poco.
  2. Protegerse de las corrientes de aire frío. Aún aunque sea temporada de calor, trate de cubrir la zona del pecho para así favorecer la lactancia.
  3. Para incrementar la producción de leche, procura mantener una dieta rica en proteínas y carbohidratos. La avena, la tapioca, las nueces y las almendras son muy recomendables. También los charales y los boquerones, ricos en proteína, calcio y Omega 3.
  4. De acuerdo a lo que indica el Dr. Gilberto Ramírez Bergerón, “la lactancia es un acto de paciencia y de fe”. No cuentes las horas para que baje la leche y simplemente dale de comer a tu bebé. El calostro, aunque casi invisible, es un alimento completo y suficiente para el recién nacido.
  5. Bebe al menos dos litros y medio de agua de forma diaria.
  6. No hagas dietas. Durante la lactancia, no es el mejor momento. Come de forma saludable y nútrete bien. Evita la comida chatarra, enlatada, azúcares refinados y harinas blancas.
  7. Mantente relajada y evita hacer corajes o estresarte.
  8. Los alimentos irritantes como el chocolate, el picante, el alcohol; o los que puedan ocasionarte gases como la col, brócoli, calabaza, camote y fríjoles, evítalos.
  9. Remoja 10 almendras durante la noche en agua. En la mañana quita la piel y licúalas en una taza de leche de soya o de agua caliente. Añade una cucharadita de miel de abeja o dátil y una pizca de jengibre, cardamomo y azafrán. Bebe 2 veces al día.
  10. Si tienes los pezones resecos, toma una cucharadita de aceite de castor y da un gentil masaje en el pezón de adentro hacia afuera y alrededor del pezón. Hazlo por las noches y al despertar.
  11. Muchos médicos opinan que ponerse una faja en la zona del abdomen no necesariamente ayudará a recuperar la figura, las tradiciones de Oriente recomiendan que permanezcas fajada por cuarenta días. Akasha Kaur, dice que antes de fajarte, pongas el siguiente fomento en el vientre. Este fomento lo puedes preparar cuarenta días antes del parto:
  • 3 ramas de romero
  • 1 lt. de alcohol de caña
  • 5 nueces de castilla
  • 1 cuadrito de alcanfor
  • 1 piedra de alumbre.
  • Poner los ingredientes en un recipiente de vidrio por 30 días antes del parto, untar en el vientre y luego vendarse.

 

¿Cómo puede ayudar el padre DESPUÉS del parto?

  1. Si tu esposa no está lactando, dale el biberón nocturno a tu hijo.
  2. Ayuda a preparar el baño del pequeño, llenando la tina de agua y teniendo todo lo necesario para que juntos puedan compartir está experiencia tan relajante para su bebé.
  3. Cumple con los caprichos de la recién mamá. Llévale flores o el postre que sea de su preferencia.

 

Información útil.

Belly dance. Agora Lucis. Tel. 52 80 83 17

Parto en agua. Dr. Gilberto Ramírez Bergerón. Tel. 52 02 00 27

Yoga para embarazadas. www.yoga.com.mx

Preparación para el parto. www.partohumanizado.org

Asesoría durante la lactancia. www.lalecheleague.com

Bibliografía recomendada:

Embarazo Feliz. Akasha Kaur. Editorial Alamah.

Birthing from within. Pam England and Rob Horowitz. Partera Press.

 

Por Lu Botello

Líquido amniótico

 

Quisiera tocar este tema de importancia porque es un motivo el día de hoy para realizar un gran número de cesáreas cuando estas no están indicadas.

Durante el embarazo por medio de la placenta y el desarrollo del bebe estos dos ayudan a producir el líquido amniótico que es el hogar del bebe dentro del útero. Lo protege, lo mantiene a su temperatura, y hasta le da de comer.

Hablando de una forma sencilla este liquido deja de continuar su producción entre la semana 36 y 37. Suficiente para aguantar hasta la semana 42.

Oligodramnios o polihidrmanios son condiciones anormales de este liquido, del cual solo por ahora tocaremos el tema del oligo y o bien la disminución de la cantidad de liquido amniótico y en mujeres con un embarazo igual o mayor a 36 semanas.

La única manera de medir el liquido es por medio de un ultrasonido. Existen dos formas. La primera y la que ahora es la mas recomendad y mas útil es midiendo una sola bolsa dentro de los cuatro cuadrantes, la mayor, si esta mide mas de 2 cm todo esta bien. La cantidad de líquido se encuentra de los parámetros normales.

El índice de liquido amniótico o ILA es medir la suma de los 4 cuadrantes y la suma por arriba de 5 cm en un bebe a termino significa que todo esta bien. Y nos da la pauta para espera a que empiece el trabajo de parto de manera natural sin tener que inducirlo.

Ahora si su medico les sugiere inducir o bien realizar una cesárea cuando el liquido esta por arriba de los márgenes antes mencionados recurran a pedir una segunda opinión por que no es necesario.  Aun cuando les digan que esta bien pero limite bajo ( o esta bajo o esta bien) no existe ese gris medio.

Todo esto cambia si se detecta una cantidad de liquido por debajo de lo normal en un bebe con menos de 36 semanas. Se tendrá que buscar la causa, pero eso ya es otro tema.