No es fácil ser niño

Todos sabemos que no es fácil ser un adulto, y especialmente no es fácil ser un padre, pero ¿alguna vez pensaste en lo difícil que es ser un niño?

Imagina cada acción tuya siendo examinada, siempre que te digan qué hacer y qué no hacer, que necesitas pedir permiso para todo, que te apresuren a dejar de jugar y meterte en el auto o en la cama. ¡Tal vez ni siquiera puedas alcanzar el interruptor de la luz!

Vivir de la misma manera que un adulto sería una especie de tortura muy exótica.

Entonces, ¿cómo podemos aliviar el sufrimiento de estos pobres niños? Por supuesto que estoy (medio) bromeando.

¡También hay cosas buenas acerca de ser un niño! La gente está comprando y cocinando para ti, conduciéndote, leyendo cuentos, comprando juguetes, ¡no hay mucho de qué preocuparse!

Pero los niños se preocupan. Se preocupan por complacer a sus padres y maestros, por no encajar, por no ser lo suficientemente buenos, por no ser una buena persona, por cómo se ven. Muchas de las preocupaciones de los padres se transfieren a los niños; Los niños incluso se preocupan por el dinero.

Creo que hay algunas cosas que nosotros, tutores, padres o maestros, podemos hacer para que a los más pequeños les resulte más fácil … aquí hay algo para pensar:

El porqué

¿Tal vez en lugar de decirles qué hacer, podemos explicar por qué?

Es tan importante saber por qué hacemos las cosas.

La obediencia no es una gran cualidad por sí misma. ¿Te gustaría que tu hijo se convierta en un adulto obediente? La obediencia es cómoda para los adultos y mantiene al niño seguro a veces, pero la comprensión es una cualidad mucho mejor. Por eso es tan importante explicar el por qué de las cosas.

Los niños comienzan a preguntar “¿por qué?” Sobre todo, cuando tienen aproximadamente tres años. ¿Alguna vez te preguntaste por qué? Obviamente, es porque quieren saber por qué, quieren entender y creo que se lo merecen.

Tratarlos como iguales

Deja que la opinión del niño te importe. Abre las cosas para la discusión y prepárate para aceptar lo que están diciendo o llegar a un acuerdo.

La frase “porque yo lo digo” será inaceptable escuchar como adulto en la mayoría de las circunstancias, tal vez aparte de ser un soldado.

En nuestro tiempo libre, los adultos elegiremos hacer cosas que nos interesen, cosas que nos den placer. Sin embargo, la mayoría de las veces, especialmente en el sistema de educación general, forzamos la dirección del aprendizaje o las actividades. Un aprendizaje basado en intereses ha demostrado ser mucho más eficiente que uno forzado. Y creo que, con los niños, sobre todo, deberíamos tratar de inspirarlos a amar el aprendizaje.

Confía en la sabiduría de los niños para tomar decisiones valiosas sobre con qué quieren comprometerse. Y, por supuesto, estar a su lado para guiarlos y empoderarlos en el camino.

Cuando hablo de niños que merecen disfrutar de la libertad de elección, no estoy hablando de anarquía. Yo era un gran creyente en la Anarquía en mi adolescencia temprana, pero para que la Anarquía funcione como una estructura social, cada persona debe asumir la responsabilidad total de su propia acción. Es posible que los niños todavía no estén listos para esta libertad absoluta, y tener algunos límites razonables básicos los hace sentir seguros. Esos límites sirven como un cálido abrazo que dice: “aquí estás a salvo”.

Debido a mi propio disgusto por las reglas, he tratado de no tener reglas en casa y como maestra. Pronto descubrí lo sabia que es la frase “libertad dentro de límites seguros”. Como las reglas son difíciles de mantener y tampoco son divertidas, he minimizado mis reglas a una regla única: respeto.

El respeto es la base de todas las relaciones sanas, incluidas las de nuestros hijos. Pero tiene que ser respeto mutuo. Debe funcionar en ambos sentidos, no solo de los hijos a los padres. Entonces, lo que estoy sugiriendo aquí no es la anarquía, sino el abandono de la dictadura a cambio de la democracia.

Co-crea la vida juntos

Involucra al niño en alguna toma de decisiones apropiada para su edad. Compartir tu plan para el día o la semana, debería ayudarlos a sentirse más cómodos porque sabrán qué esperar.

Compartir tus sueños con ellos los hace parte de ese sueño: ¡crean sueños juntos!

Deja que el niño sea el líder a veces. En nuestra casa, de vez en cuando tenemos “días no”; esos son días en los que no puedo decir que no. ¿Suena divertido? ¡Es! Y la mayoría de las veces, nuestros hijos tomaron decisiones responsables y consideradas con este superpoder “no, no”.

Puede pensar que es difícil tener que decir “sí” durante un día entero, pero en realidad es más fácil que decir que no. Va con el flujo, que es bastante divertido, incluso para adultos 😉

Personalmente, me encantan los “días no no”. La semana pasada con Santiago, mi sobrino de seis años, tuve el privilegio de ser llevada por él al mercado por la mañana, luego a nadar, ¡hacer un picnic en el parque (de nuestras compras en el mercado) y algo de jardinería en nuestro patio trasero – un fantástico día!

Es mucho más placentero ser un padre “sí”, que sigue guiando a los niños constantemente para que hagan peticiones mejores y más saludables.

Pagar

Al igual que en cualquier relación, en un padre y un hijo, o en una relación de maestro y estudiante, todo va de dos sentidos: es recíproco.

Las mesas siempre giran. Cuando respetamos a los niños, ellos nos respetan. Cuando escuchamos a los niños, ellos nos escuchan. Cuando les damos a los niños el control, que sean líderes de vez en cuando, con gusto nos dejarán guiar también.

¡Pruébalo, podría funcionar!

Jimena Patiño Martínez
Rainbow Kids Yoga
www.RainbowYogaTraining.com

Amor, Contacto y Respiración … Yoga en Familia

¿Quéhace a una familia? No es necesariamente nuestra constitución genética, sino la conexión y la integración que sentimos entre nosotros. Es lo mucho que nos fusionamos con las vidas de los demás, y cómo apoyamos e inspiramos el crecimiento de los demás.

Yoga significa unidad, e idealmente no hay una unidad social más unida que una familia.

Hay una evolución gradual en la vida social que nos impulsa a expandirnos a nosotros mismos. Crecemos protegidos y guiados por familiares y amigos. Luego salimos al mundo para construir nuestra propia vida “individual” e “independiente” y tratamos de ser autosuficientes y cuidarnos a nosotros mismos. Luego, nos enamoramos y nuestro corazón se expande para incluir a otro. Cuando tenemos hijos, estamos hechos para expandirnos aún más … mucho más.

Esta es la progresión natural de la vida desde el egocentrismo al altruismo, un viaje desde la separación a la unidad. Es un camino de expansión y conexiones cada vez más amplias. Es Yoga. Tener una familia es más Yoga que hacer posturas, y es un entorno muy intenso, pero también de apoyo en el que te auto descubres.

Cuando hacemos posturas de Yoga o meditamos, vamos hacia adentro para encontrar nuestro enfoque, nuestro Yoga. Pero ir hacia adentro y enfocarse en uno mismo no es el único tipo de Yoga. Estar en el mundo, extendernos y expandirnos es un camino tan válido.

Somos espejos el uno del otro, y vivir cerca de otros, como en una familia, brinda innumerables oportunidades para trabajar en nuestra paciencia, enfoque, compasión y muchas otras cualidades nobles de Yoga. Podemos trabajar mucho más profundamente en nuestras emociones, impulsos, instintos e intuiciones cuando los vemos reflejados en nuestro compañero o hijos.

El amor es la cualidad Yóguica más noble. El amor es cuando nos sentimos tan cerca de otro que casi somos uno. El amor es cuando nunca quieres estar separado. El amor es la unidad. El amor es Yoga.

Al llevar la conciencia y la atención plena del Yoga a nuestra vida familiar, podemos hacer que el amor sea más Yoga y el Yoga sea más amor.

Las herramientas que podemos aprender mientras nos relajamos en una práctica de Yoga en familia pueden ayudarnos a enfrentar con mayor calma las partes estresantes de la vida familiar. Las conexiones más profundas que cultivamos, el ser pacíficos juntos y las habilidades de comunicación que aprendemos mientras hacemos yoga juntos, son recetas para una familia feliz y unida.

Aquí hay algunos puntos que podemos enfatizar para intensificar y profundizar nuestra práctica de Yoga familiar:

Mirándonos a ojos: Ojos, podemos ver tanto en los ojos … nuestros sentimientos, nuestros miedos, nuestro amor. Al mirar a los ojos de los demás nos tomamos el tiempo para conectar y estar presente, sin prisa. Es `nuestro’ momento.

Puede ser al principio o al final de la práctica, o incluso mientras se encuentran en las poses. Suavizamos nuestros ojos, y en silencio nos miramos entre sípor el tiempo que necesitemos. Algo mágico siempre sucede si somos lo suficientemente sinceros y pacientes con esta práctica.

Respirar juntos: Sincronizar nuestra respiración mientras hacemos Yoga juntos crea un ritmo conjunto y una mayor conciencia de las posturas y de los demás.

Inhalamos cuando nos extendemos o abrimos en una postura, y exhalamos cuando nos plegamos o nos relajamos. Hacemos la respiración rítmica, igualando la duración de la inhalación y la exhalación. Estos ritmos inducen calma y serenidad.

La respiración es también una forma de comunicación; respirando juntos nos preparamos, y exhalando entramos en una postura.

Si vemos que nuestro compañero estáconteniendo la respiración, probablemente significa que se sienten tensos. Entonces deberíamos reducir la velocidad y tirar o empujar menos en la postura.

Cuando nos ayudamos mutuamente en las poses, la exhalación es cuando llevamos a nuestro compañero un poco más profundo en la postura, ya que es cuando su cuerpo se suelta y libera la tensión.

Contacto: Tocar es la forma más antigua de comunicación y la forma más poderosa de mostrar amor. Necesitamos contacto seguro y amoroso tanto como necesitamos comida y agua, y los niños y adultos que no reciben suficiente contacto seguro y de apoyo desarrollan una variedad de problemas psicológicos y sociales.

En una clase de Yoga en familia intentamos estar en contacto lo más que podamos. Nos unimos en nuestras posturas de Yoga tomándonos de la mano o haciéndolas uniendo nuestros lados o espaldas, ¡O incluso una postura encima de la otra!

Durante las posturas, y antes y después de la práctica, nos acariciamos la espalda, nos despeinamos el cabello, nos damos masajes y nos mantenemos lo más cerca posible el uno del otro.

El contacto conecta a las personas, y puede ayudar a cerrar las brechas que la comunicación verbal no puede.

Reírse y hablar son bienvenidos en una sesión de Yoga familiar, pero es bueno también tener algunas partes en silencio cuando nos comunicamos sin palabras. Incluso podemos utilizar apretones de manos o hacer tapping (pequeños golpes) para comunicarnos con nuestra pareja si nos gustaría que disminuyeran la tensión en la postura o nos llevaran más lejos. Un apretón o golpecito significa menos, y dos apretones o golpecitos significan más.

Ser conscientes de los demás: practicar Yoga juntos nos brinda el tiempo y el espacio para conectarnos y vincularnos, y para curar cualquier desconexión o discordia anterior. Nos amamos profundamente, pero a veces no nos damos cuenta de las necesidades y sentimientos de los demás o tenemos demasiada prisa como para notarlos. Aquínos tomamos el tiempo para estar verdaderamente juntos y no hacer nada más.

Mientras se hace Yoga juntos, es mejor no hacer nada más … no teléfonos celulares, correos electrónicos, juguetes o platos deliciosos que se cocinan en el horno. Hacer Yoga juntos es sagrado (y lúdico también, por supuesto); nuestra familia es sagrada Cuando algo es sagrado, lo tratamos con mucho cuidado, le prestamos especial atención.

Moviéndonos juntos, nos mantenemos atentos a cómo se siente a todos, incluidos. Al hacer posturas de pareja o grupo, es probable que nos hagamos daño mutuo si nos faltan habilidades de comunicación y conciencia. Es un proceso de aprendizaje, pero el secreto de mantenerse a salvo y disfrutar más de la práctica es hacerlo LENTAMENTE.

Nos movemos lentamente, respiramos lentamente y nos damos cuenta de nuestros cuerpos y nuestras conexiones. Intentamos ser igualmente conscientes de nosotros mismos y de los demás miembros de nuestra familia. Cuando sentimos tensión en su cuerpo, sabemos que nos están comunicando que debemos aceptarlos por quienes son y dejar que se abran lenta y suavemente … sin prisas … estamos aquíel uno para el otro, para siempre.

 

Gopala Amir Yaffa y Jimena Patiño Martínez
Rainbow Kids Yoga
www.RainbowYogaTraining.com

Rainbow Kids Yoga en la Ciudad de México

¿Cómo es la formación de Rainbow Kids Yoga en México? Si estás interesada o interesado en conocer o tomar esta formación y te has hecho esta pregunta, hace unos días del 24 al 27 de agosto se llevó a cabo esta formación en la Ciudad de México, a cargo de la maestra Jimena Patiño, quien ha trabajado con niños por más de 17 años.

El Centro Naam fue punto de encuentro de futuros maestros de yoga para niños, quienes para serlo tuvieron la oportunidad de reconectar primero con su niño interior.

Los elementos que más destacaron fueron: música, risas, movimiento, juegos y claro, posturas de yoga. En un tiempo en donde se habla de obesidad infantil y el aumento del uso de dispositivos móviles en los niños en México, Rainbow Kids Yoga ofrece una oportunidad de guiar a los niños a adentrarse en posturas de yoga y a distintas dinámicas que les permitan reconectar con ellos y con otros, así como a tener una actividad física que también les permita desarrollar habilidades como la creatividad, la atención y la concentración, entre muchas otras.

Cada niño y adulto es distinto, y es justamente esa variedad de personalidades que pintó de colores no solo el piso del salón sino también el ambiente de la clase. Durante los días de la formación, tanto hombres como mujeres se adentraron en los juegos y dinámicas que posteriormente ellos enseñaran.

No hubo pena, participaron, rieron, conectaron miradas, sudaron, tuvieron curiosidad y descubrieron nuevas formas de guiar a los más pequeños a través de posturas de yoga y juegos.

Jimena Patiño había mencionado anteriormente que los niños “se preocupan por complacer a sus padres y maestros, por no encajar, por no ser buena persona, por su aspecto…”, por ello, el ambiente que se motivó a formar en cada clase es uno de respeto, en donde puedan ser ellos mismos con su imaginación.

Esta formación está certificada por Yoga Alliancey durante las 27 horas de educación continua los futuros maestros aprendieron desde estructurar una clase hasta incorporar y promover el yoga en su vida diaria.

 

Por Jimena Patiño