¡Llegaron las vacaciones!

Y con ellas una gran oportunidad de conectar con tus hijos.

Hemos hablado antes de la importancia de la conexión, es más valioso un día junto a tu familia riendo y creando nuevos recuerdos que un juguete último modelo o una tarde de compras.

¿De qué te acuerdas más de tu infancia?
De cuando tu papá ponía comida costosa en la mesa o de cuando pasaban tiempo juntos jugando pelota o con tu mamá jugando a las muñecas.

A veces olvidamos el valor que tiene el tiempo.

Estas vacaciones intenta cosas nuevas, viejas, locas pero sobre todo, ¡Divertidas!

¿Qué tal pasar un día cambiando roles?
Una salida en la que tu hijo sea quien decida. ¿Qué ropa nos ponemos? ¿Qué desayunamos? ¿A dónde vamos? ¿Qué frutas compramos en el mercado?
Dándole el poder de elegir, lo haces consciente de lo importante que es tomar buenas decisiones y validas su persona.

¡Un día trabajando con papá!
Si tienes la oportunidad de llevarlo contigo al trabajo ¡Wow! Será uno de sus días más memorables. Podrá ver qué haces, cómo laboras y qué importante es tu empleo al mismo tiempo que lo involucras en tu día a día y lo pasan divertido.

¡Creando nuevos recuerdos!
Tómense una foto cada día de vacaciones, si pueden con disfraz, con muecas o simplemente en lugares diferentes de la casa, pero, aunque sea una foto juntos al día.
Al final del verano tómense una tarde mientras comen helado para ver esas fotografías y revivir esos momentos.

¿Hacemos una película?
Hagan juntos el guión y tómense el tiempo de preparar los personajes, el vestuario y hasta el maquillaje. Ensayen, mejoren y graben un video que luego podrán compartir con más miembros de la familia.

¡Escribamos un cuento!
Diario, al final del día, tómense 10 minutos para co-crear un cuento juntos, todas las ideas son bienvenidas. Cada noche agreguen una nueva página al libro y al final de las vacaciones tendrán un gran cuento que disfrutar en familia.

¿Qué planes tienes para este verano?
¡Nada mejor que Yoga en familia!

Te espero el sábado 3 de agosto a las 6pm en Centro Naam para vivir una clase única, llena de magia y diversión en compañía de tu familia.

¡Todos son bienvenidos y la entrada es libre!

Jimena Patiño Martínez
Rainbow Kids Yoga
www.RainbowYogaTraining.com

Fortalecer el vínculo con mamá a través del Yoga en Familia

¿Cuántas actividades extra escolares realizan tus hijos? De esas, ¿En cuántas participas? Y de esas participaciones, ¿Es siendo espectador o compartiendo el momento?

El ajetreo de la vida diaria no deja mucho tiempo libre, escuela, tareas, almuerzo y una vez más corre a otra actividad,¿Y en qué momento nos toca convivir?

Está comprobado que afianzar vínculos es importantísimo y es necesario buscar maneras de hacerlo en nuestro día a día, Yoga en Familia es una gran actividad para realizar ya que sus beneficios van mucho más allá de lo físico.

Claro que ayuda a fortalecer el cuerpo, mejora la coordinación y balance y todo esto tiene un reflejo en el estado mental pero, además, es la única actividad en la que puedes convivir con tus hijos como una alumna más.

Acá los mensajes, correos, redes sociales, consolas de videojuegos y todo tipo de pendiente puede esperar, este es un espacio solamente para ti y tu hijo.

¿Qué tiene de especial compartir con tu hijo una clase de Yoga?
¡Viven juntos el aprendizaje del otro! Eres parte de su proceso en vez de enterarte por calificaciones o juntas de maestros, ¿cuál es su desempeño? intercambian roles, escuchan juntos a su cuerpo, pueden ayudarse a sostener o profundizar en posturas y esto es hacerse parte de su crecimiento

¡Además recuerda que el Yoga es más allá que posturas! Intercambian experiencias, demuestran afecto y aprenden nuevas técnicas para manejar emociones, ¡juntos!

Y puedes llevar algunas herramientas de Yoga en familia, a tu convivencia diaria con tus hijos.

  1. ¿De qué color me siento ahora?- Coloreando una emoción puedo aceptarla, validarla y nombrarla para después con ayuda de alguna postura o técnica de respiración poder soltarla.
  2. La postura del día – Hoy me gustaría lograr (paciencia, disciplina, confianza, etc) y hacemos una postura que me ayude a sentir eso que quiero alcanzar. Puede ser antes de dormir o a primera hora del día antes de salir a la escuela.
  3. Altas y bajas – De camino a la escuela en el auto o de regreso de alguna actividad, aprovecha ese tiempo en el tráfico para abrir espacio a la comunicación: comparte una alta y una baja, ejemplo; mi baja del día es que se me hizo tarde y desayuné con prisa, mi alta del día es que encontré dinero en mi bolsillo y compré un chocolate. Si hoy no tienes dos altas, comparte dos bajas y lo mismo si no hay bajas.
  4. Pinta mandalas: antes de dormir puede ser difícil lograr bajar las revoluciones, es por eso que meter un momento zen antes de la cena puede ser buena idea. Pintar mandalas juntos es divertido y al mismo tiempo relajante. Te prepara para meterte a la cama en calma.
  5. Respiración de héroe/heroína- Antes de salir a la escuela, crea el hábito de respirar profundo hasta inflar tu barriga 3 veces en el marco de la puerta o en el auto antes de bajar. Lo mismo cuando cambien de actividad; esto aclara la mente, calma al sistema nervioso y podemos reaccionar de manera más inteligente a cualquier situación del día.
¡Vive una clase de Yoga en familia!

Te aseguro que una vez que la pruebes, querrás hacerlo siempre.

Disfruta de fortalecer el hermoso vínculo madre-hijo/a de manera divertida e inteligente en todos los niveles.

 

Jimena Patiño Martínez
Rainbow Kids Yoga
www.RainbowYogaTraining.com

Mi pareja se ha transformado y mis sueños de compartir la vida están en peligro

Por Esther Yedid

Que le pasa a la pareja cuando tenemos 2 historias de vida que marcan nuestras decisiones como padres y la importancia de crear los puentes que abren la comunicación respetuosa ya que somos el condicionante numero 1 para la formación de hijos con buenas bases.

La sintonía como una medio que da armonía y fortalece a la familia.

Mi filosofía…
Los niños son la piedra angular de nuestra sociedad; mi pasión ha sido buscar medios para apoyar a los pequeños y a los responsables de su crianza para orientarlos, darles herramientas y enriquecerlos con alternativas que validan la importancia de los primeros años de vida para la construcción de personas que impactarán el mundo que vivimos.

Sabemos que educar a nuestros hijos es todo un reto, por eso Mother´s Day es un evento en donde más de 35 especialistas te darán las herramientas para que formules una estrategia efectiva para educar a tus hijos y que ellos crezcan sanos, responsables y felices.

Mother´s Day se llevará a cabo el Sábado 4 de Mayo de 2019 en el Hotel Westin Santa Fé de la ciudad de México de 9:00 a 18:30 horas.
Están invitados papás, mamás, abuelitos, maestros y todos aquellos interesados en su bienestar personal y en aprender las herramientas más actuales sobre paternidad consciente.
Compra aquí tus boletos, el cupo es limitado.

¡INSCRÍBETE!

QUIERO MI BOLETO

Detrás de cada mamá feliz, hay una estrategia de maternidad.

Por Ana Paola Villegas – Mamá Gallina

¿Por qué la maternidad también debe ser estratégica?

Escogemos todo: la carrera que vamos a estudiar, tu novio, casarte o no, pero la maternidad sigue siendo algo que hacemos sin pensar ni planear. No nos cuestionamos ni platicamos con nuestro esposo sobre finanzas, sobre el cuidado de los hijos, sobre la educación de los hijos, ni tampoco sobre qué pasaría si el Plan A que todas tenemos, no funciona. ¿Qué pasa si pierde su trabajo? ¿Qué pasa si hay un divorcio? ¿Cómo podemos como mujeres protegernos y tener un Plan B? La cantidad de riesgo y descontento entre las madres es alarmante y mucho tiene que ver con la falta de planeación y la falta de estrategias para poder tener la maternidad que TODAS merecemos.

En esta plática saldrás con herramientas que te ayudarán desde poder comunicarte amorosa y asertivamente con tu pareja hasta saber cuales son tus prioridades y metas reales y cómo lograr un balance. No hay un solo camino, pero todas podemos llegar a un lugar donde nos sintamos seguras, satisfechas y en paz.

Sabemos que educar a nuestros hijos es todo un reto, por eso Mother´s Day es un evento en donde más de 35 especialistas te darán las herramientas para que formules una estrategia efectiva para educar a tus hijos y que ellos crezcan sanos, responsables y felices.
Mother´s Day se llevará a cabo el Sábado 4 de Mayo de 2019 en el Hotel Westin Santa Fé de la ciudad de México de 9:00 a 18:30 horas.
Están invitados papás, mamás, abuelitos, maestros y todos aquellos interesados en su bienestar personal y en aprender las herramientas más actuales sobre paternidad consciente.
Compra aquí tus boletos, el cupo es limitado.

¡INSCRÍBETE!

COMPRA AQUÍ

Amor, Contacto y Respiración … Yoga en Familia

¿Quéhace a una familia? No es necesariamente nuestra constitución genética, sino la conexión y la integración que sentimos entre nosotros. Es lo mucho que nos fusionamos con las vidas de los demás, y cómo apoyamos e inspiramos el crecimiento de los demás.

Yoga significa unidad, e idealmente no hay una unidad social más unida que una familia.

Hay una evolución gradual en la vida social que nos impulsa a expandirnos a nosotros mismos. Crecemos protegidos y guiados por familiares y amigos. Luego salimos al mundo para construir nuestra propia vida “individual” e “independiente” y tratamos de ser autosuficientes y cuidarnos a nosotros mismos. Luego, nos enamoramos y nuestro corazón se expande para incluir a otro. Cuando tenemos hijos, estamos hechos para expandirnos aún más … mucho más.

Esta es la progresión natural de la vida desde el egocentrismo al altruismo, un viaje desde la separación a la unidad. Es un camino de expansión y conexiones cada vez más amplias. Es Yoga. Tener una familia es más Yoga que hacer posturas, y es un entorno muy intenso, pero también de apoyo en el que te auto descubres.

Cuando hacemos posturas de Yoga o meditamos, vamos hacia adentro para encontrar nuestro enfoque, nuestro Yoga. Pero ir hacia adentro y enfocarse en uno mismo no es el único tipo de Yoga. Estar en el mundo, extendernos y expandirnos es un camino tan válido.

Somos espejos el uno del otro, y vivir cerca de otros, como en una familia, brinda innumerables oportunidades para trabajar en nuestra paciencia, enfoque, compasión y muchas otras cualidades nobles de Yoga. Podemos trabajar mucho más profundamente en nuestras emociones, impulsos, instintos e intuiciones cuando los vemos reflejados en nuestro compañero o hijos.

El amor es la cualidad Yóguica más noble. El amor es cuando nos sentimos tan cerca de otro que casi somos uno. El amor es cuando nunca quieres estar separado. El amor es la unidad. El amor es Yoga.

Al llevar la conciencia y la atención plena del Yoga a nuestra vida familiar, podemos hacer que el amor sea más Yoga y el Yoga sea más amor.

Las herramientas que podemos aprender mientras nos relajamos en una práctica de Yoga en familia pueden ayudarnos a enfrentar con mayor calma las partes estresantes de la vida familiar. Las conexiones más profundas que cultivamos, el ser pacíficos juntos y las habilidades de comunicación que aprendemos mientras hacemos yoga juntos, son recetas para una familia feliz y unida.

Aquí hay algunos puntos que podemos enfatizar para intensificar y profundizar nuestra práctica de Yoga familiar:

Mirándonos a ojos: Ojos, podemos ver tanto en los ojos … nuestros sentimientos, nuestros miedos, nuestro amor. Al mirar a los ojos de los demás nos tomamos el tiempo para conectar y estar presente, sin prisa. Es `nuestro’ momento.

Puede ser al principio o al final de la práctica, o incluso mientras se encuentran en las poses. Suavizamos nuestros ojos, y en silencio nos miramos entre sípor el tiempo que necesitemos. Algo mágico siempre sucede si somos lo suficientemente sinceros y pacientes con esta práctica.

Respirar juntos: Sincronizar nuestra respiración mientras hacemos Yoga juntos crea un ritmo conjunto y una mayor conciencia de las posturas y de los demás.

Inhalamos cuando nos extendemos o abrimos en una postura, y exhalamos cuando nos plegamos o nos relajamos. Hacemos la respiración rítmica, igualando la duración de la inhalación y la exhalación. Estos ritmos inducen calma y serenidad.

La respiración es también una forma de comunicación; respirando juntos nos preparamos, y exhalando entramos en una postura.

Si vemos que nuestro compañero estáconteniendo la respiración, probablemente significa que se sienten tensos. Entonces deberíamos reducir la velocidad y tirar o empujar menos en la postura.

Cuando nos ayudamos mutuamente en las poses, la exhalación es cuando llevamos a nuestro compañero un poco más profundo en la postura, ya que es cuando su cuerpo se suelta y libera la tensión.

Contacto: Tocar es la forma más antigua de comunicación y la forma más poderosa de mostrar amor. Necesitamos contacto seguro y amoroso tanto como necesitamos comida y agua, y los niños y adultos que no reciben suficiente contacto seguro y de apoyo desarrollan una variedad de problemas psicológicos y sociales.

En una clase de Yoga en familia intentamos estar en contacto lo más que podamos. Nos unimos en nuestras posturas de Yoga tomándonos de la mano o haciéndolas uniendo nuestros lados o espaldas, ¡O incluso una postura encima de la otra!

Durante las posturas, y antes y después de la práctica, nos acariciamos la espalda, nos despeinamos el cabello, nos damos masajes y nos mantenemos lo más cerca posible el uno del otro.

El contacto conecta a las personas, y puede ayudar a cerrar las brechas que la comunicación verbal no puede.

Reírse y hablar son bienvenidos en una sesión de Yoga familiar, pero es bueno también tener algunas partes en silencio cuando nos comunicamos sin palabras. Incluso podemos utilizar apretones de manos o hacer tapping (pequeños golpes) para comunicarnos con nuestra pareja si nos gustaría que disminuyeran la tensión en la postura o nos llevaran más lejos. Un apretón o golpecito significa menos, y dos apretones o golpecitos significan más.

Ser conscientes de los demás: practicar Yoga juntos nos brinda el tiempo y el espacio para conectarnos y vincularnos, y para curar cualquier desconexión o discordia anterior. Nos amamos profundamente, pero a veces no nos damos cuenta de las necesidades y sentimientos de los demás o tenemos demasiada prisa como para notarlos. Aquínos tomamos el tiempo para estar verdaderamente juntos y no hacer nada más.

Mientras se hace Yoga juntos, es mejor no hacer nada más … no teléfonos celulares, correos electrónicos, juguetes o platos deliciosos que se cocinan en el horno. Hacer Yoga juntos es sagrado (y lúdico también, por supuesto); nuestra familia es sagrada Cuando algo es sagrado, lo tratamos con mucho cuidado, le prestamos especial atención.

Moviéndonos juntos, nos mantenemos atentos a cómo se siente a todos, incluidos. Al hacer posturas de pareja o grupo, es probable que nos hagamos daño mutuo si nos faltan habilidades de comunicación y conciencia. Es un proceso de aprendizaje, pero el secreto de mantenerse a salvo y disfrutar más de la práctica es hacerlo LENTAMENTE.

Nos movemos lentamente, respiramos lentamente y nos damos cuenta de nuestros cuerpos y nuestras conexiones. Intentamos ser igualmente conscientes de nosotros mismos y de los demás miembros de nuestra familia. Cuando sentimos tensión en su cuerpo, sabemos que nos están comunicando que debemos aceptarlos por quienes son y dejar que se abran lenta y suavemente … sin prisas … estamos aquíel uno para el otro, para siempre.

 

Gopala Amir Yaffa y Jimena Patiño Martínez
Rainbow Kids Yoga
www.RainbowYogaTraining.com

Cambiando al Mundo con Yoga en Familia

Invertir en Tiempo de Calidad Juntos

¡El Yoga en Familia es ASOMBROSO!

En un mundo donde los padres y los niños están tan ocupados, el Yoga en familia ofrece un lugar maravilloso para pasar un tiempo saludable, feliz y de calidad.

No hay teléfonos móviles, ni iPads ni televisores, ni otras tareas … es solo tú y tus hijos. Puede que te sorprendas, pero eso no sucede a menudo en el siglo XXI.

La familia es muy importante, y se necesita tiempo y cuidado para nutrirla y hacer que funcione; ¡El Yoga es perfecto para esto! Los niños, los padres e incluso los abuelos disfrutan practicando Yoga juntos y fortalecen sus vínculos mientras se apoyan y se divierten.

Hay muy pocas actividades para que los padres y los niños hagan juntos. En la mayoría de las actividades extracurriculares de los niños, los padres los dejan y regresan después de una hora, o simplemente se sientan y miran. No hay interacción padre / hijo.

Bueno, ¡el Yoga en familia en diferente!

La importancia de Jugar

En su lucha constante para hacer malabares con todas sus responsabilidades con las numerosas cosas que deben hacer para cuidar a sus hijos; asegurándose de que coman y duerman, vayan a la escuela y de sus otras actividades a tiempo, organicen su agenda social, vigilen que sus hijos no se lastimen entre sí … Los padres se han convertido en policías.

Al estar tan ocupados en decirles a los niños qué hacer y qué no hacer, ¡muchos padres se han vuelto serios!

Estoy exagerando … pero solo un poco 😉

Así que esto es lo que más me gusta de Family Yoga; ¡enseña a los padres a jugar!

La respuesta más común que escuchamos de los padres después de algunas clases de Yoga Familiar es que las cosas son diferentes en casa ahora, y TODO es más divertido y ligero.

Acortando la Brecha

El yoga en familia es muy especial; es una rara oportunidad para que los padres y los niños se observen y aprendan unos de otros y una excelente manera de acortar la enorme diferencia de edad entre ellos.

Mientras practicamos Yoga juntos como familia, intercambiamos muchos roles:
Por ejemplo, mientras hacen la postura del perro, los padres, que suelen ser los líderes, pueden ser guiados por sus hijos.
Los niños, que suelen ser los receptores, pueden darles a sus padres cuando les dan masajes mientras se relajan.

Los padres pueden ver cómo aprenden sus hijos y cómo interactúan con otros niños y adultos. Y los niños pueden ver a sus padres como aprendices, algo que no sucede muy a menudo, y son un gran ejemplo para sus hijos.

Hasta cierta edad los niños piensan que sus padres son sobrehumanos; que nunca se cansan, que nunca se les agota el tiempo o el dinero, y que no hay nada que no puedan hacer … es bueno que los niños se den cuenta de que sus padres no son perfectos.
Hay muchas posturas que los niños pueden hacer y los padres no pueden, y algunas actividades que los niños pueden hacer mejor que los padres. Esto humaniza a los padres y alivia la presión que pueden crear las expectativas de sus hijos.

Además de todos los otros grandes beneficios del Yoga, todos estos gestos ayudan a aliviar la tensión en la relación padre / hijo.

Enseñar una Clase de Yoga en Familia

Cuando enseñes una clase de Yoga para familias enfatiza lo siguiente:

Une a las Personas

Para sentirnos vivos y nutridos, para sentir que hemos encontrado nuestro lugar en este mundo, necesitamos sentirnos conectados.

A veces estamos tan separados, incluso cuando estamos sentados uno junto al otro; ¿Has visto cenas familiares donde todos están en sus dispositivos móviles?

Necesitamos Yoga en familia para ayudarnos a recuperar nuestra cercanía. Esa es tu misión en Family Yoga … ¡conectar a las personas!

Posturas en Pareja y Grupo

¡Todo se trata de conectar!

¡Haz tantas posturas en grupo y pareja como puedas! No pierdas el precioso tiempo que los padres y los niños tienen juntos haciendo poses individuales. Asegúrate de que se toquen y conecten físicamente en cada pose. ¡Es transformador y siempre es más divertido hacer Yoga JUNTOS!

Puedes encontrar formas de conectarte en todas las poses; uno frente al otro, uno detrás del otro, espalda con espalda, uno al lado del otro, uno encima del otro, o tomados de la mano

En la mayoría de las posturas, es fácil ajustar las diferencias de tamaño entre los padres y los hijos; ¡Sé creativo! Algunas poses donde estamos uno encima del otro solo pueden funcionar con niños arriba.

Dos padres y un abuelo pueden venir con un niño o un padre con cuatro hijos. La mayoría de las posturas se pueden hacer en pequeños grupos o tú (el maestro) puedes unirte con un padre o un niño si hay un número impar.

Gestos de Amor

Agrega tantas demostraciones de amor a la clase como puedas:

• Mirándose a los ojos
• Coordinar la respiración.
• Contacto físico
• Tomados de la mano
• Masajear entre sí
• Compartir experiencias
• Retroalimentación positiva
• enseñando unos a otros
• Apoyándose mutuamente en posturas de equilibrio.
• Ayudándose mutuamente a estirarse
• Risas y sonrisas
• Durante la relajación final, los niños pueden acostarse lado a lado con sus padres, tomados de la mano o incluso sobre sus padres.
• Despertarnos unos a otros de relajaciones con abrazos y besos.
• Susurrar cosas hermosas en los oídos.

Las habilidades de comunicación y las conexiones amorosas que desarrollamos durante el ambiente seguro y relajado de la clase de Yoga contribuirán en gran medida a servir a la familia durante los momentos estresantes. ¡El Yoga familiar es un gran regalo para el mundo!

No te olvides de los Padres

(Después de todo, ¡ellos son los que pagan la clase!)

Los padres también son personas; Quieren ser apreciados y reconocidos como individuos. Asegúrate de apreciarlos y valorarlos, se lo merecen mucho. Los padres trabajan muy duro y rara vez obtienen el reconocimiento que merecen. Elógialos y engorda su autoestima, será un soplo de aire fresco para ellos en un mundo donde la mayoría son criticados.

Aquí hay algunas ideas de cómo cuidar a los padres:

1. Llámalos por su propio nombre, nunca por el nombre de su hijo: Amanda y no la madre de Zoe.

2. Diles qué tan bien están progresando en su práctica, y qué asombrosos son por venir al Yoga Familiar con sus hijos. Los padres generalmente no reciben suficiente retroalimentación positiva de nadie. ¡Todos serán tuyos si sigues diciéndoles que están haciendo un buen trabajo!

3. Muéstrales maneras de ayudar y apoyar a sus hijos en las poses.

4. Dales variaciones en las posturas para que sea más cómodo / desafiante para adaptarse a sus habilidades.

5. Cuéntales mucho sobre los beneficios de las posturas de Yoga para que sepan lo maravilloso que es para ellos y para sus hijos.

6. Ayuda a los padres a estar tranquilos y juguetones; Esto contribuirá en gran medida a facilitar los mismos sentimientos en sus hijos. ¡Es divertido ser bobo, y proporciona una gran liberación para adultos serios tanto como lo hace para los niños!

7. Enfócate mucho en la interacción entre los padres y sus hijos, y felicita a los padres por lo maravilloso que es ver a la familia tan cerca.

Crea una Comunidad

Convertirse en mamá puede ser una experiencia aislante. A veces, implica mudarse a un nuevo lugar, tener un nuevo trabajo o no tener un empleo, todos los que están a su alrededor están ocupados y ahora tiene más trabajo con los niños. El yoga en familia es una oportunidad para conocer a otros padres y crear una nueva comunidad de personas de ideas afines.

Las personas acuden a tu clase no solo por el Yoga, sino también por su parte social: invertir tiempo y esfuerzo para conectar a las personas de tu clase es una inversión que vale la pena.

Aquí hay algunas cosas que puede hacer para ayudar a construir una comunidad y formar amistades dentro de su clase:

1. Llega antes de la clase y permanece después: crea el espacio y el tiempo para que las personas se conecten a nivel personal.

2. Da hojas de contacto (con el permiso de todos).

3. Fomenta las conversaciones / discusiones entre los padres en tu clase sobre la paternidad y otros temas, compartiendo ideas y ayudándose mutuamente.

¿Qué piensas? ¿Estás listo para hacer de este mundo un lugar mejor con Yoga en Familia?

 

Por Jimena Patiño

Nosotras no somos nuestros hijos

Los hijos son un regalo de la vida: nos llenan de alegría, de amor, de energía y de color incluso en los días más difíciles y pueden cambiar nuestro estado de ánimo con tan solo una sonrisa. Sus emociones positivas son tan grandes, que no podemos evitar contagiarnos de ellas.

Sin embargo, sus emociones negativas también son fuertes, por lo que la ira o la frustración pueden llegar a ser realmente un desafío e increíblemente agotadoras cuando intentamos controlarlas. Y tengo que decirte, que a pesar de ser pequeños e indefensos, nuestros hijos son seres separados de nosotras y como tales, no podemos controlar sus emociones, sino solamente acompañarlas.

Sé que esto puede resultar difícil de encajar para los padres que desean planificar la vida de sus hijos. Sin embargo, creo que es nuestro deber brindarles el mejor ambiente familiar posible, donde se puedan sentir seguros, amados e inspirados a crecer, soñar y ser mejores personas. Llenar nuestro hogar de positivismo y amor para que puedan ser quienes deseen ser y puedan contribuir con sus talentos y pasiones al mundo, debe ser nuestra prioridad.

Muy a menudo nos sentimos tentadas de usar a nuestros hijos para cumplir nuestros propios sueños. A mí misma me ha pasado y como buena piscis, aun fantaseo a veces con la idea de apuntar a mi hija a clases de equitación o a una escuela de arte. Sin embargo, rápidamente aterrizo y sé y entiendo que la cosa no funciona así: necesitamos verles como lo que son, seres independientes a nosotras, con sus propios sueños y talentos, que pueden ser muy diferentes a los nuestros.

Es posible que nos resulte difícil que nuestros hijos no vean el mundo de la misma manera que nosotras, pero tenemos que entender que nosotras ya llevamos muchas experiencias y maletas acumuladas que nos han hecho ser quienes somos y ver el mundo como lo vemos. ¿Y si en vez de tratar de cambiarles a ellos, aprovechamos esta oportunidad que se nos brinda para cambiar, mejorar y sanarnos a nosotras mismas?

Adoptar la compasión y la aceptación nos ayudará a que la crianza y la maternidad sean mucho más sencillas. Aceptemos a nuestros hijos como son y aprendamos de ellos, permitiendo que nos inspiren y nos ayuden a ver las cosas de otra manera, pues del mismo modo que estamos aquí para ayudarles a crecer, ellos también nos han elegido para ayudarnos a nosotras. La maternidad es nuestra segunda oportunidad para llegar a ser quienes vinimos a ser.

 

Por Davinia Velasco

Tiempo para mamá

Las mamás tenemos ‘fama’ de vivir para los demás. De hecho, no es exagerado decir que podríamos pasar horas haciendo algo productivo que tenga que ver con servir a los demás, ya sea cocinar para toda la familia, sacar al perro, llevar a los niños de un lado a otro, ayudarles con los deberes… ¡La lista es interminable!

Pero cuidar de los demás constantemente y solamente de ellos no es sostenible y si no hacemos un esfuerzo consciente para tomarnos un tiempo para nosotras, este no nos va a llegar en forma de paquetito que nos entrega el cartero en la puerta de casa. Sé que para ser el tipo de madre, esposa, hija y amiga que quiero ser, la regla número uno es pensar que tengo que cuidar también de mí misma, por lo que buscar un tiempo para nosotras cada día es fundamental.

Por si fuera poco, parece que todas las demás mamás tienen superpoderes y cumplen con muchas más tareas al día que una misma, ¿verdad?. La respuesta está en la organización del tiempo. El hecho es que a pesar de que todas tenemos 24 horas cada día, algunas se organizan mejor que otras. Sé consciente de tu tiempo. ¿Estás pasando más minutos de los que deberías (quizás incluso horas) mirando Internet sin pensar o incluso ojeando Facebook, Instagram o Whatsapp cuando realmente quisieras estar haciendo otra cosa? Entonces es necesario que revises y trabajes estos hábitos.

Prioriza lo importante

A veces nos empeñamos con la idea de que no podemos tomarnos un tiempo para nosotras porque hay que poner una lavadora, los platos están sucios, se nos ha olvidado comprar el postre preferido del niño en el super y hay que volver… Asumámoslo, es momento de priorizar y entender que somos más importantes que todo eso. No se quedará sin hacer, no te preocupes, pero puede esperar. No pasa nada si te vas a dormir con unos vasos sucios en el fregadero. Ya los fregarás mañana por la mañana, aun estarán ahí. Hacerlo ‘ya’ no cambiará las cosas.

Te recomiendo buscar un hobby o interés que te ayude a recargar las pilas, algo que te haga sentir bien y que programes ese tiempo para ti. ¿Pero cómo? Busca al menos 15 minutos, (preferiblemente si es una hora) al día donde tú seas toda tu atención. Y sí, ¡claro que los tienes! Así que búscalos y lee ese libro que tanto tiempo lleva esperando en la mesita de noche, arréglate el pelo o tómate una taza de té mientras desconectas del mundo. O haz incluso las tres cosas a la vez: ve a la peluquería y disfruta de tu momento con un buen libro en mano y una taza de té. Convéncete de que mereces este tiempo para ti haciéndolo extensible a los que te rodean. Podrías decir, por ejemplo, si sales a correr, que mamá va a salir a correr media hora para poder estar fuerte y saludable.

Pide ayuda

Pedir ayuda no te hace menos mujer o menos madre. Los niños, dependiendo de la edad que tengan, pueden ayudar en unas tareas o en otras, así que no subestimes su ayuda. Por otro lado, puedes pedirle a tu pareja, amiga, algún familiar o incluso a una niñera que cuide de los peques mientras te tomas un baño relajante o sales al jardín a meditar.

Recuerda que dedicarnos tiempo y cuidarnos es esencial para la felicidad de toda la familia, pues somos un pilar muy importante y si mamá es feliz, todo el mundo es feliz. Cuidarte no es un acto egoísta, sino necesario. Ahoga esa vocecita que te dice “Si voy al cine con mi amiga, la gente pensará que mi vida no es tan difícil como me parece”. Nadie vive en tu piel más que tú. Y tú eres quien toma todas las mejores decisiones para ti. Eres hermosa, lista, capaz y solo tú puedes tomar las riendas de tu vida.

 

Por Davinia Velasco

El vínculo primario

De repente, se paró el mundo. Había imaginado ese momento millones de veces, día y noche: su carita, su nariz, su pelo, sus manos, sus pies… Por fin estaba en mis brazos y seguíamos unidas, piel con piel, respirando el dulce aroma de la maternidad, latiendo al unísono.
Ese vínculo primario que se había creado desde el momento de la gestación, se vio engrandecido en cuanto la tuve en mis brazos. Nos enamoramos al instante. Y empezamos una relación de amor puro que se iría acrecentando durante la lactancia y seguirá haciéndolo durante los cuidados posteriores en los primeros años de su vida.

Algunas mujeres creamos este vínculo desde que nos sabemos embarazadas, escuchamos por primera vez el corazoncito de nuestro bebé o sentimos su primera patadita. Otras, sin embargo, sentimos este vínculo después del nacimiento.
Sea como fuere, esta unión entre la mamá y el bebé juega un papel primordial en la vida del niño, puesto que:

  • Es la fuente de donde emanarán después todas las relaciones que establecerá en el futuro con él mismo y con los demás.
  • Le proporcionará seguridad y una gran autoestima, ya que un niño que establece un fuerte vínculo con su mamá tendrá mucha más confianza en sí mismo.

 

¿Por qué es tan importante establecer este vínculo?

Si bien es cierto que existen situaciones en las que este momento no se puede llevar a cabo, a día de hoy se ha normalizado que un bebé sano sea pesado, medido, lavado y vestido antes de estar con su mamá, sin cuestionar siquiera las consecuencias físicas y emocionales que conllevan tanto para la mamá como para el bebé.

Durante y después de que demos a luz, tienen lugar muchos cambios maravillosos. El trabajo de parto genera cambios en la química de nuestro cerebro aumentando la necesidad de cuidar al bebé. Los bebés nacen muy despiertos y en estado de alerta para poder reconocernos, y es ese estado hormonal de ambos tras el parto el que facilita el enamoramiento madre-hijo, crucial por lo tanto para el establecimiento del vínculo e instaurar la lactancia materna.

El contacto piel con piel con el bebé y la succión del pecho descargan también una serie de hormonas que son la base de la intuición maternal. Estas hormonas, además, permitirán que el útero se contraiga, se encoja y deje de sangrar. Permitir que disfrutemos juntos de la primera toma y de la experiencia de la piel con piel antes que nada, facilitará la transición del útero al mundo exterior. Ello estabilizará el ritmo cardíaco del bebé, su temperatura corporal y su respiración. El bebé ha pasado muchos meses arropado en la seguridad y el calor de la matriz, escuchando el sonido de nuestra voz, nuestros latidos y nuestra respiración.

Es imprescindible por lo tanto, promover que el bebé permanezca con nosotras desde el primer minuto tras el parto para minimizar estos cambios. Esa primera hora es perfecta para recuperarse del parto, para lograr una lactancia exitosa y sobre todo, ¡para conectar, conectar y conectar!.

Pasar esa hora juntos nos permite entender que todo está bien. Se despierta la mamá que hay en nosotras, vincula al bebé con su cuidador principal y sienta las bases para las siguientes horas, días y años. El papá también puede participar colocando sus manos sobre el bebé, hablándole suavemente y acunándolo después de que se haya instaurado la primera toma.

Cómo fomentar el vínculo

Tómate tu tiempo, relájate. El vínculo primario es un proceso que se irá sucediendo gradualmente a medida que cuidamos de nuestro bebé día a día:

  • Respondiendo sensiblemente a su llamada
  • Cogiéndolo en brazos y acunándolo
  • Hablándole
  • Interactuando con él
  • Jugando con él
  • Alimentándolo a demanda

Tu bebé confía en ti cuando respondes a sus llantos y a sus momentos de felicidad. Sabe que estás ahí en cualquier momento. Esto le ayudará a prosperar.
Promoviendo un contacto profundo y fluido entre la mamá, el papá y el bebé, estaremos facilitando un saludable desarrollo integral del niño, su familia y su entorno.

Por Davinia Velasco

¿QUÉ CUIDADOS TENER ANTES Y DESPUÉS DEL PARTO?

El sistema de medicina tradicional de India, el Ayurveda; recomienda que las mujeres sigan ciertos cuidados para que tengan un parto con las menores complicaciones posibles y para que después del mismo puedan restablecer sus ritmos naturales, y tenga bienestar y salud durante el tiempo de la lactancia. Aquí te comparto algunas de estas sugerencias:

ANTES del parto:

  1. Caminar al menos 45 minutos diarios, de acuerdo a lo que dice el maestro Yogi Bhajan, esto facilitará la labor de parto.
  2. Humectar toda la zona del abdomen con aceite de almendras dulces por la mañana y por la noche para evitar la formación de estrías.
  3. Dos meses antes de la fecha de parto, lubricar el pezón con lanolina para prepararlos para la lactancia.
  4. Practicar yoga para embarazadas para adquirir flexibilidad en la zona de las ingles y para la salud de su columna vertebral.
  5. Hacer el nido. Limpiar, regalar y tirar todo lo que ya no le sirva, para así dejar un espacio para el nuevo ser que está por llegar a su vida.
  6. Un mes antes de la fecha de parto, tomar té de hojas de frambuesa para tonificar el útero.
  7. Consumir alimentos ricos en Omega 3 para el buen desarrollo del cerebro del bebé y para facilitar la labor de parto.
  8. Practicar la respiración profunda y la meditación.
  9. Transmutar el concepto de dolor y visualizar que en realidad el cuerpo se está abriendo y es un proceso natural que no será permanente.
  10. Si es posible practicar Belly dance durante el último trimestre del embarazo. Tradicionalmente se le conoce como danza del parto y ayuda para mejorar el control muscular del abdomen y el piso pélvico, también aprenderás a respirar largo y profundo.
  11. La autora Akasha Kaur sugiere que previo al parto se tome un té de semillas de linaza para ayudar a lubricar el canal del nacimiento. Cocina durante 10 minutos una cucharada sopera de semillas de linaza y un litro de agua. Se recomienda beber el líquido durante la fase de apertura en la labor de parto.

 

¿Cómo puede ayudar el padre ANTES del parto?

-Dando un masaje de pies o de espalda a la futura mamá.

-Haciendo una sesión de fotos de su pareja embarazada.

-Salir a caminar juntos y establecer este paseo como un ritual.

 

DESPUES del parto:

Durante cientos de años seguir la cuarentena después de parir, ha sido recomendado por las medicinas tradicionales y alópatas. Inclusive la mujer que trabaja, goza de está prestación laboral. En la medida de lo posible se recomienda que la mujer siga las siguientes recomendaciones durante los siguientes cuarenta días después del nacimiento de su bebé. Estos cuidados, además de ayudarle a reestablecer su equilibrio físico y mental, le permitirán tener una lactancia favorable y le procurarán bienestar en general.

  1. Descansar. Dormir cuando el bebé duerma. Aún cuando usted no pueda dormir profundamente, el hecho de estar relajada le ayudará a recuperar su energía poco a poco.
  2. Protegerse de las corrientes de aire frío. Aún aunque sea temporada de calor, trate de cubrir la zona del pecho para así favorecer la lactancia.
  3. Para incrementar la producción de leche, procura mantener una dieta rica en proteínas y carbohidratos. La avena, la tapioca, las nueces y las almendras son muy recomendables. También los charales y los boquerones, ricos en proteína, calcio y Omega 3.
  4. De acuerdo a lo que indica el Dr. Gilberto Ramírez Bergerón, “la lactancia es un acto de paciencia y de fe”. No cuentes las horas para que baje la leche y simplemente dale de comer a tu bebé. El calostro, aunque casi invisible, es un alimento completo y suficiente para el recién nacido.
  5. Bebe al menos dos litros y medio de agua de forma diaria.
  6. No hagas dietas. Durante la lactancia, no es el mejor momento. Come de forma saludable y nútrete bien. Evita la comida chatarra, enlatada, azúcares refinados y harinas blancas.
  7. Mantente relajada y evita hacer corajes o estresarte.
  8. Los alimentos irritantes como el chocolate, el picante, el alcohol; o los que puedan ocasionarte gases como la col, brócoli, calabaza, camote y fríjoles, evítalos.
  9. Remoja 10 almendras durante la noche en agua. En la mañana quita la piel y licúalas en una taza de leche de soya o de agua caliente. Añade una cucharadita de miel de abeja o dátil y una pizca de jengibre, cardamomo y azafrán. Bebe 2 veces al día.
  10. Si tienes los pezones resecos, toma una cucharadita de aceite de castor y da un gentil masaje en el pezón de adentro hacia afuera y alrededor del pezón. Hazlo por las noches y al despertar.
  11. Muchos médicos opinan que ponerse una faja en la zona del abdomen no necesariamente ayudará a recuperar la figura, las tradiciones de Oriente recomiendan que permanezcas fajada por cuarenta días. Akasha Kaur, dice que antes de fajarte, pongas el siguiente fomento en el vientre. Este fomento lo puedes preparar cuarenta días antes del parto:
  • 3 ramas de romero
  • 1 lt. de alcohol de caña
  • 5 nueces de castilla
  • 1 cuadrito de alcanfor
  • 1 piedra de alumbre.
  • Poner los ingredientes en un recipiente de vidrio por 30 días antes del parto, untar en el vientre y luego vendarse.

 

¿Cómo puede ayudar el padre DESPUÉS del parto?

  1. Si tu esposa no está lactando, dale el biberón nocturno a tu hijo.
  2. Ayuda a preparar el baño del pequeño, llenando la tina de agua y teniendo todo lo necesario para que juntos puedan compartir está experiencia tan relajante para su bebé.
  3. Cumple con los caprichos de la recién mamá. Llévale flores o el postre que sea de su preferencia.

 

Información útil.

Belly dance. Agora Lucis. Tel. 52 80 83 17

Parto en agua. Dr. Gilberto Ramírez Bergerón. Tel. 52 02 00 27

Yoga para embarazadas. www.yoga.com.mx

Preparación para el parto. www.partohumanizado.org

Asesoría durante la lactancia. www.lalecheleague.com

Bibliografía recomendada:

Embarazo Feliz. Akasha Kaur. Editorial Alamah.

Birthing from within. Pam England and Rob Horowitz. Partera Press.

 

Por Lu Botello